La estrecha relación entre la creatividad y el miedo

El proceso creativo conlleva cierta inseguridad e incertidumbre; no sabes a dónde vas a llegar, o si vas a llegar a un lugar “digno”. En realidad, ni siquiera vas a llegar. Y esas incógnitas pueden detonar cierto miedo.

Tampoco sabes seguro si vas a llegar a tiempo, y la creatividad, por lo menos la publicitaria, tiene plazos. Tiene deadlines. . Generalmente, muy cortos. Y cuanto menos tiempo disponible para crear, más presión, más posibilidad de sentir ansiedad y más miedo.

Además, el resultado de lo que hagas, va a ser evaluado. Va a haber «examen final». Y vas a tener que pasar varios juicios; el tuyo propio, el de tu director/a creativo/a, el del cliente, el del responsable del cliente si lo hay, el de las redes sociales…

La suma de estas variables, pueden llevarnos a afrontar los trabajos creativos con tiento y cierto temor.

 

Cuando el miedo condiciona el proceso creativo

Si este temor se presenta en dosis pequeñas, se trata de un miedo manejable y gestionable que no nos impide avanzar en el proceso creativo.

Sin embargo, si el miedo es excesivo, nos condiciona y nos paraliza. Este miedo suele esconder a menudo temor al fracaso, cuando precisamente la creatividad requiere arriesgarse, lanzarse y probar.

El experto en creatividad Llorenç Guilera, lo explica así:

«El miedo a cometer errores y fracasar paraliza y hace que se abandone una buena idea para no asumir riesgos. La creatividad requiere dar un salto en el espacio desconocido que a menudo cae en el fracaso”.  [Guilera, 2011]

Efectivamente, con frecuencia el miedo impide que nos equivoquemos, pero también que acertemos. Son muy comunes las situaciones en las que preferimos la seguridad y el silencio antes de correr el riesgo de fracasar.

 

Mayor falta de confiaza en las mujeres

Por su parte Belén Coca, Directora Creativa Freelance, hace hincapié en cómo la valentía necesaria para lanzarse y desafiar lo establecido, se ve algo mermada en las mujeres

«Hay un problema de confianza que parte de como nos han educado. A las mujeres no se nos ha educado para ser valientes y desafiar lo establecido, y la creatividad consiste básicamente en eso: desafiar y proponer fórmulas nuevas, y para eso hace falta tener mucha confianza en ti misma».

Quizás la clave para afrontar el proceso creativo con más seguridad consiste en interiorizar la afirmación de Guilera:

«…Que el error enseña más que el acierto no es una frase bonita, es una realidad tangible cuando la persona que se equivoca tiene la actitud emocional adecuada frente a sus errores y sabe analizar las causas de los mismos para extraer nuevos conocimientos. La actitud sana y recomendable frente a un fracaso debe ser: ‘Vale, esto no ha funcionado. Vamos a ver por qué y a encontrar lo que de verdad funcionará.» [Guilera, 2011].

Así, quien se atreve a arriesgar, aún a riesgo de fracasar, no pierde, sino que siempre gana.

5 Pensamientos Destroyer

que nos asaltan a las creativas publicitarias durante el proceso creativo.

Y una técnica rápida para fulminarlos.

Cristina Guezuraga

Compagino mi trabajo de Directora Creativa en una agencia de publicidad con mi actividad en La Aceleradora de Creativas, la 1ª formación de creatividad exclusiva para mujeres creativas.

La Aceleredora de Creativas © 2020
Share This